Cargadores Eléctricos: veamos cómo cargar un coche eléctrico

Uno de los grandes retos a los que se enfrentan los vehículos eléctricos es, sin duda alguna, la infraestructura de puntos de recarga. A nivel de calle la implantación de puntos de recarga pública disponibles es incipiente pero escasa. En la actualidad la mayoría de ellos suele estar situado en puntos estratégicos como centros comerciales, concesionarios de coches, gasolineras, etcétera que siempre suponen una buena alternativa.

Ciertamente hoy por hoy, se hace casi indispensable tener una plaza de garaje donde poder instalar un punto de recarga para nuestro vehículo eléctrico.

En Leioa Berri Movilidad Sostenible siempre orientamos a nuestros clientes en el sentido de tener los mismos hábitos que con el móvil, es decir, salir siempre con el máximo de carga desde casa y no depender de la infraestructura de carga salvo para emergencias y viajes de largo recorrido.

Sin embargo en un futuro, esperemos que no muy lejano, la red de puntos de recarga pública será lo suficientemente extensa como para garantizar que las necesidades del coche eléctrico quedan ampliamente satisfechas. De hecho las principales compañías eléctricas del estado ya han hecho públicos sus planes de expansión en el sector de la movilidad eléctrica proyectando inversiones tanto en electrolineras, como en infraestructura de recarga en las ciudades.

En resumen: tengo un coche eléctrico, ¿Cómo lo recargo en casa?

1.- Permisos:

En este punto a su vez, nos encontramos con dos coyunturas distintas: por un lado el garaje privado de vivienda unifamilar, donde podremos instalar un punto de recarga sin más problema que el coste económico que requiera y, por otro lado, el garaje comunitario donde basta con informar por escrito, de manera oficial, al presidente de la comunidad o administrador de la finca, de que se va a realizar la instalación, y guardar copia del documento con fecha y sello o firma. La comunidad no puede oponerse a la instalación tal y como recoge con arreglo al artículo tercero de la Ley 49/1960, de 21 de julio, de Propiedad Horizontal, modificado según la Ley 19/2009, de 23 de noviembre.

[…]

“Si se tratara de instalar en el aparcamiento del edificio un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado, siempre que éste se ubicara en una plaza individual de garaje, sólo se requerirá la comunicación previa a la comunidad de que se procederá a su instalación. El coste de dicha instalación será asumido íntegramente por el o los interesados directos en la misma.”

[…]

2.- La Instalación de la Línea Eléctrica

Si el garaje cuenta con un enchufe convencional, de tipo doméstico y conector Schuko, de 16 A, ya se puede recargar un coche eléctrico. Este tipo de enchufe sirve para lo que se viene a denominar recarga ocasional (que suele limitarse a 10 A y unos 2,3 kW de potencia). Lo más relevante en este caso es que la instalación de toma de tierra de la línea que alimenta ese enchufe esté bien instalada.

En Leioa Berri Auto Movilidad Sostenible entendemos que la recarga ocasional es un recurso que se tiene que pensar detenidamente. El tiempo de recarga de las baterías actuales puede llegar a las 24 horas con lo que entendemos que no es viable para un uso cotidiano. Además hay que sumar el coste del cargador ocasional que es es alto, y por un poco más podemos acceder a un cargador de mayor potencia que reduce el tiempo de carga considerablemente.

Pero para poder recargar a más velocidad lo suyo es instalar una base mural de recarga, también conocida por su nombre en inglés wallbox, que cuenta con un conector específico para la recarga de coches eléctricos. Esta base funciona desde 16 A, y una potencia de recarga variable.

Otro punto peliagudo pero con múltiples opciones y soluciones es la de la instalación de la línea eléctrica hasta nuestro punto de recarga. Debemos:

  • Realizar una derivación de nuestra instalación eléctrica individual hasta la plaza de garaje, y hacerla desde el cuadro general de contadores que, habitualmente se encuentra en planta cero; es decir, más cercano al garaje que si tenemos que realizar la derivación desde nuestra vivienda. Con un coste variable que puede rondar los 1.000 o 1.600€ dependiendo sobre todo de la distancia del cargador al cuarto de contadores. En ambos casos suele ser habitual poder usar nuestro contrato en vigor sin necesidad de aumentar la potencia contratada.
  • Si la plaza de garaje se encuentra en un edificio diferente al que vivimos, la solución es instalar un contador secundario e independiente, para que la comunidad de propietarios (que ha de ser avisada en todo momento de la realización de este tipo de instalaciones) no tenga que cobrarnos el importe correspondiente al gasto de las recargas de nuestro vehículo eléctrico.

Pros y contras de la Instalación de un Punto de Recarga para coches eléctricos

En principio, la instalación de un punto de recarga es sencilla. Hasta que la normativa de obras nuevas de edificación prevea la instalación de estos puntos, basta con “tirar un cable” hasta el punto del garaje donde vayamos a instalar nuestro punto de recarga. Obviamente, aquí el problema es de donde venga dicho cable, y que recorrido tenga que realizar hasta el punto de instalación. Después, bastará con la instalación de un punto de recarga mural, o tipo poste, que dé soporte a nuestro vehículo.

Aquí, la importancia radica en que, como antes comentábamos, el coste de la instalación corre a cargo del usuario. Lo que puede derivar en un mayor gasto ante problemas que podamos encontrar a la hora de instalar el punto de recarga como la distancia recorrida, barreras arquitectónicas, necesidad o no de realizar nuevas conducciones, albañilería, etcétera.

1.- Tipos de conectores

conectores coches eléctricos

Actualmente existen en el mercado distintos tipos de conectores para coches eléctricos. Para evitar confusiones, vamos a enumerar los más habituales:

Conector Schuko

El habitual que podemos encontrar en la mayoría de hogares. Típico en cualquier electrodoméstico, es habitual en bicicletas eléctricas e incluso otros vehículos como el Renault Twizy. Sin embargo, no es recomendable su uso ya que, en la mayoría de los casos, no es capaz de soportar una intensidad a los 10A, así que el riesgo de acabar quemando la toma de corriente eléctrica a la hora de cargar nuestro vehículo eléctrico es elevada.

Conector Tipo 1

El estándar japones para la recarga en corriente alterna (AC). También aceptado en EE.UU. Y Europa. El Renault Kangoo ZE es un ejemplo de vehículo que monta este tipo de conector. Puede soportar una intensidad hasta 32A lo que le permite llegar a los 7,4 kW.

Conector Tipo 2

Conocido coloquialmente como “Mennekes” ( primera marca que lo comercializó) es el homologado como estándar Europeo. Las nuevas versiones de la Renault Kangoo ZE o el Renault ZOE utilizan este tipo de conector. El conector tipo 2 permite desde cargas monofásicas a 16A hasta trifásicas a 63A, lo que se traduce en potencias desde 3,7 kW hasta 44 kW respectivamente.

Conector CHAdeMO

Desarrollado por un consorcio japones, puede realizar cargas rápidas en corriente continua, proporcionando hasta 50 kW con una intensidad de 125A. Modelos como el Nissan Leaf montan este tipo de conector.

Conector Combo / CSS

Es la versión adoptada en Europa para carga continua. Como su propio nombre indica El conector es una mezcla de otro de tipo 2 con un doble terminal de corriente continua. Es te le permite potencias máximas de 43 kW en corriente alterna, y hasta 100 kW en corriente continua.

Existen otros tipos de conectores (como el Tipo 3) que ya están en desuso frente a otros modelos que les superaban en prestaciones.

Conectores-electricos

2.- Tipos de recargas para Vehículos Eléctricos

Recarga Lenta o Vinculada

Soportada por todos los vehículos eléctricos ya que no es más que una conexión a una toma de corriente de las habituales en los hogares (230V 16A 3,6kW). Tan sencilla como lenta, dependiendo de las características del modelo de coche a recargar, una carga completa pueda tardar hasta 8 horas.

Recarga semi-rápida o de ocasión

Hoy por hoy, usada para puntos de recarga públicos o semi-publicos, supermercados, parkings, etcétera. Permite cargas de entre 1,5 y 3 horas a 230V 32A y entre 8 y 14kW. Las versiones trifásicas a 400V y hasta 63A permiten cargas rápidas de media hora.

Recarga rápida

Pensada para estaciones de servicio y “electrolineras”. Sus altos voltajes, intensidad y potencia (hasta 600V, 400A y 240kW) permiten cargas del 80% de la batería en poco más de 5 minutos.

En Leioa Berri Movilidad Sostenible disponemos de una amplia gama de cargadores para coches eléctricos a disposición de nuestros clientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies